Universia>Artículos

Una codificación exhaustiva puede mejorar la financiación de los episodios | IASIST

El registro de la información clínica y su codificación tienen una traducción directa en la estimación de la complejidad basada en los Grupos Relacionados con el Diagnóstico (GRD).

Dicha complejidad basada en el peso y coste del GRD puede afectar directamente a la financiación de determinados episodios, como la compensación entre autonomías mediante el fondo de cohesión, o en los territorios donde la complejidad forma parte del cálculo de la financiación de las altas hospitalarias, o en las facturas desde el sistema público a terceros con pago por GRD.

No siempre se dedica suficiente atención a la exhaustividad del registro de las variables clínico-asistenciales y a la codificación de los episodios en los centros hospitalarios. Después de más de 20 años de implantación del primer CMBD hospitalario en España, la tendencia actual para reducir tiempos en la codificación es basar el análisis de la complejidad de los procesos en el informe de alta, sin consultar otros documentos de la historia clínica, como la hoja quirúrgica, los resultados de las determinaciones de anatomía patológica, etc. y esto puede suponer una baja exhaustividad en la codificación.

Metodología y Resultados

IASIST ha analizado el impacto en la complejidad de un hospital con especialidades de referencia a partir de la validación en la codificación de la historia clínica de una muestra de episodios aleatoria por servicios, con mayor representación de aquellos con una mayor variabilidad observada en el peso del GRD.

La validación ha consistido en la recodificación, por parte de dos médicos documentalistas expertos, de los episodios seleccionados a partir de la historia clínica.

La muestra está compuesta por 577 episodios, de los que el 44% corresponden a episodios de servicios quirúrgicos, el 36% de servicios médicos y el 20% restante a episodios de medicina intensiva, diferente de la composición global del hospital, donde se observa un 47% de episodios quirúrgicos, un 46% de episodios médicos y un 7% de medicina intensiva.

Tras la recodificación de los episodios a partir de la información recogida en el informe de alta junto con otros documentos de la historia clínica, se obtiene un registro con un 49% más de diagnósticos por episodios, pasando de 3,0 a 4,5, y un aumento de la complejidad de la muestra del 4,4%.

En el 29% de los episodios el diagnóstico principal recodificado no concuerda con el de la codificación inicial, cambiando la asignación del GRD en el 21% de los casos.


Tabla 1. Diferencias entre la codificación inicial del hospital y la recodificación de la muestra.



En el análisis del impacto de la recodificación se observa que es en los episodios de Medicina Intensiva donde se aprecia un mayor cambio en la complejidad (aumento del 15,6%), con diferencias en la selección del diagnóstico principal en el 42% de los casos y de asignación de GRD en el 28%. Sin embargo, éste es el grupo de servicios en el que menos varía el número de diagnósticos codificados.

En la extrapolación de los resultados observados en la muestra, al global del hospital, se ha considerado la representatividad de los servicios. Como conclusión se estima que la recodificación de todos los episodios a partir de la historia clínica aumentaría la complejidad del centro en un 4,0%, lo que podría significar un incremento en la financiación del centro.
 

Gráfico 1. Cambio en la complejidad del global del hospital. Contribución de cada grupo de servicios.


Se estima que la recodificación del 47% de los episodios del grupo de servicios quirúrgicos supondría un aumento de la complejidad global del centro en un 1,3%, la recodificación del 46% de los episodios del grupo de servicios médicos aumentaría el peso global en un 1,5% y la recodificación del 7% de los episodios restantes, de los servicios de medicina intensiva, aumentaría en un 1,2% el peso global del hospital.

 
Vea un ejemplo real de codificación incorrecta y como afecta a la complejidad y a nivel económico

Vea Recomendaciones para asegurar una buena codificación

Soluciones relacionadas