Universia>Artículos

¿La realización de pruebas diagnósticas condiciona la estancia hospitalaria de los pacientes? | IASIST

El pasado 3 de junio se celebró en Madrid la reunión de resultados de la 2a Edición del Benchmarking Club de Diagnóstico por la Imagen (DpI) en la que participaron 30 servicios de distintos hospitales españoles, con una cobertura de más de 8 millones de habitantes (19% de la población española).

En esta segunda edición, además de un análisis comparativo sobre cuánto y qué se hace a los pacientes con exploraciones de diagnóstico por la imagen, con cuánto personal, cuán productivos son los profesionales dedicados a la imagen y cuál es el coste de esta actividad, se valoró el perfil de pruebas diagnósticas realizadas sobre 11 procesos asistenciales de interés: insuficiencia cardiaca congestiva (ICC), neumonía, enfermedad cerebrovascular médica isquémica y hemorrágica, pancreatitis, fractura de cadera, apendicitis, cálculo urinario, patología médica de columna vertebral, dolor abdominal y éxitus de pacientes oncológicos médicos. Para estos procesos se calculó el promedio de pruebas por episodio, estancia media, tiempo medio de respuesta (días transcurridos entre la fecha de petición y la realización de la exploración) y los costes en URV.

El objetivo de este artículo es analizar la relación entre la estancia hospitalaria y el hecho de realizar o no una prueba de diagnóstico por la imagen, de forma que el hacerla condicione el tiempo de estancia hospitalaria de los pacientes. Además, se incluye un análisis sobre la asociación entre el tiempo de respuesta a la realización de la prueba y la estancia de cada uno de los pacientes.

Se dispone de la información sobre los tiempos de realización de las pruebas de 14 centros de diagnóstico por la imagen de los 30 participantes, en los que se ha calculado, por un lado, la estancia media en los pacientes con una prueba de DpI vs los que no tenían prueba diagnóstica y, por otro, la asociación entre esta estancia y el tiempo de respuesta de la prueba.

En este trabajo se muestran los resultados de la ICC a modo de ejemplo, pero que podrían ser generalizados al resto de procesos. El objetivo de presentar una patología de las estudiadas es poder llegar a niveles de detalle más amplios sin atribuir parte de los resultados a la diferencia de casuística de los pacientes.


Figura 1. Descripción de la actividad de DpI en los pacientes con ICC y exhaustividad en la recogida de la fecha de petición de las pruebas. Datos año 2012.


De los 6.251 episodios de ICC, de 14 hospitales, el 84% tienen exploración. La estancia media para el global de ICC es de 6,8 días, y varía entre 5,3 y 9,3 según el centro.

La estancia media de los pacientes con exploración es de 7,1 días y la de los episodios sin exploración 5,3 días (Figura 1), lo que representa un 34% más de estancia en aquellos pacientes con una prueba.

En el gráfico 1 se observa que estas diferencias son consistentes en prácticamente todos los hospitales, y que la estancia media, de promedio, es inferior cuando el paciente no tiene una prueba de DpI.


Gráfico 1. Dispersión (mediana y rango intercuartílico) de la estancia: episodios con exploración vs  episodios sin exploración. Datos año 2012.

 
El análisis se ha hecho teniendo en cuenta el diagnóstico principal de ICC y no se ha considerado ni las características sociodemográficas de los pacientes ni las comorbilidades asociadas. Una distribución de estos factores diferente en ambos grupos podría explicar todo o parte de las diferencias y por lo tanto encontrarnos delante de un posible factor de confusión.

Para ir un paso más allá y detectar si la estancia hospitalaria de cada  paciente está relacionada con el tiempo de respuesta de realización de la prueba, se ha hecho un análisis de correlación (test de correlación de Spearman) en el que se han incluido los 2.355 episodios con exploración de los que se disponía de la fecha de petición y de realización de la prueba (figura 1).
 

Gráfico 2. Correlación entre la estancia hospitalaria y el tiempo de respuesta de realización de la prueba en los pacientes con ICC. Datos año 2012.


El área de cada punto es proporcional al volumen de episodios que se incluyen en las categorías correspondientes.


A pesar de que la correlación es claramente estadísticamente significativa (p<0.000), el coeficiente del test es bajo (coeficiente de correlación de Spearman 0,227) y la distribución observada en el gráfico 2 no muestra una asociación directa entre ambos parámetros de estancia.

Es necesario investigar más profundamente sobre el motivo, el porqué de esta demora en la estancia de los pacientes con exploraciones diagnósticas, y ver qué parte explicaría las diferencias clínicas entre pacientes.

Más información: Maria Soler o Carolina Sais